El secreto para mantener fuertes nuestras defensas

El secreto para mantener fuertes nuestras defensas

Siempre oímos que es necesario mantener buenos hábitos en la alimentación, porque es garantía de una vida larga y saludable. Sin embargo, no podemos descartar todo lo demás.

En época de pandemia, las defensas son muy necesarias y tenemos que trabajar para mantener un buen estado inmunológico.

En contra tenemos la vida sedentaria con falta de ejercicio físico, la presencia de la ansiedad, la monotonía y el estrés que muchas veces nos conducen a desordenar nuestra rutina de comidas con visitas a la nevera o al consumo de dulces manufacturados. Otro problema es que nuestro cuerpo nos proporciona una respuesta a partir del tercer mes y podemos mal interpretar nuestras malas decisiones en las comidas.

Sin duda, el auténtico secreto para mantener fuertes nuestras defensas es centrarnos en alcanzar un estado de salud bueno y una flora intestinal sana. Podemos esforzarnos en tomar frutas variadas, hortalizas, productos integrales, legumbres y frutos secos. También es recomendable añadir leches fermentadas a nuestra dieta. Para mantener fuertes nuestras defensas necesitamos combinar todos estos grupos.

Es necesario consumir 2 litros diarios para obtener una correcta hidratación. Podemos tomar infusiones, caldos vegetales y tés, además de agua. A las personas mayores les resulta más difícil hidratarse, o no lo hacen lo suficiente. A ellos se les puede proporcionar gelatina neutra endulzada con sacarina.

3 piezas de fruta y 2 raciones de hortalizas al día para conseguir un buen estado de salud.

Elige alimentos integrales. Evita las harinas refinadas. Incluye las legumbres en tu menú. Nos pueden acompañar 4 días a la semana.

Cuidado con las carnes y lácteos. Los lácteos son ricos en grasa, procura que sean semidesnatados o desnatados. Las carnes siempre magras y no grasas. Los embutidos no son una solución para las cenas. Procura que su consumo sea casual y siempre que el resto de las comidas se elija con cuidado.

Los precocinados nunca pueden sustituir a los alimentos frescos. Si no tienes tiempo para cocinar a diario, dedica un día a preparar platos con ingredientes frescos que puedas envasar para su consumo semanal. Utiliza tu congelador con sabiduría.

Procura dormir 7 horas diarias. Relájate creando momentos adecuados para ello. No te metas en la cama sin preparare mentalmente para el descanso.

El auténtico secreto para mantener fuertes nuestras defensas

Puedes seguirnos en:
Galería

No hay imágenes subidas para este post.